Cómo contratar a un copywriter: lo que no te han contado

 

Si quieres saber todo lo que se debe tener en cuenta para contratar a un buen copywriter…

… entonces aquí encontrarás algunos datos que pueden ser útiles si quieres los servicios un copywriter de primera.  

Mira.

El otro día hablando con unos amigos —por whatsap, que hay confinamiento—sobre estas movidas del marketing y el copywriting y uno de ellos, curioso, me dijo:

—Y si tuvieras que contratar a un copywriter ¿Cómo harías?

Mi respuesta fue:

—Fácil, le envío un email a los N —ahí va un número y es muy bajito— que sé que son buenos, preguntando por disponibilidad. Y listo.

Pero entonces este amigo, que no quería una respuesta fácil, se puso especifico:

—Reformulo: ¿Cómo haces para conseguir a un copywriter si no conoces a los buenos?…

Bien, aquí está mi respuesta.

Pero antes es necesario ubicarnos, saber si hablamos de lo mismo… Venga va:

¿De verdad buscas a un copywriter de verdad…?

Escucha, tengo que advertirte.

No es una tarea fácil.

Quiero decir, tampoco es que debas cruzar el desierto, subir al Everest y montarte unos rituales imposibles y absurdos.

Pero encontrar un buen copywriter tampoco es tan fácil como parece.

Sí, se tiene la sensación de que los copywriters son tan abundantes como las jodidas partículas de hidrógeno.   

El caso es no.

¿Por qué?

Bueno, porque hay mucho que quiso ser J. K. Rowling o George R. R. Martin —o lo que sea que esté de moda— y encontraron en el copywriting una opción para vivir el sueño de picar teclas.

Acaso quiero decir con esto que…

¿Es malo que los aspirantes a escritores se hagan copywriters?

Para nada… cada quién resuelve sus sueños como puede.

Eso sí, hay ciertas cosas con las que conviene andar con cuidado por el bien de todos; más adelante las veremos.

Lo que haría YO para contratar un copywriter

Todo esto es justo lo que haría yo para contratar a un copywriter.

Por eso, no tiene que ser lo que hagas tú, ni tu pareja, ni nadie.

Esas son las cosas que haría si quisiera que otro se encargue de los textos de mi negocio para vender mis servicios y mis productos.

Textos para:

  • Web
  • Emails
  • Cartas de ventas

Y el primer requisito es:

Tiene que ser humano

Fíjate que no estoy tratando de hacer un chiste con eso.

De verdad.

Lo que ocurre es que hay una legión que se apuntó a esas movidas forzadas de:

  • “Voy a realizar un cambio en tu comunicación y será impecable”
  • “Voy a hacerle cosquillas al bulbo raquídeo de tu público ideal con mis textos ideales y correctos”
  • “Te voy a llevar al nuevo nivel con poderosas palabras persuasivas copywriting”

(En todos esos mensajes hay un patrón, en un segundo hablaremos de ello).

Mientras, ten en cuenta que todos se acercan peligrosamente a la fantasía.

Y por eso es difícil saber si uno está hablando con un copywriter o con una criatura sacada de una película de ciencia ficción de esas rollo futurista.  

robot copywriter androide

Mira bien los tres ejemplos.

Cada uno de esos ejemplos, palabras más palabras menos, están sacados de webs reales.

Y no nos dicen nada.

Ahora, esto que sigue es algo muy importante con lo que se criba rápido a los buenos de los menos buenos, y es que un copywriter siempre debe…  

Demostrar lo que sabe, no decir que sabe

Fíjate, mi abuelo era un tipo de campo que sabía muy poco de estos asuntos, pero en cambio sabía de otras cosas.

Un día mientras paseábamos por el parque a Rayo, un cachorro de Colín hermoso que teníamos, abuelo me dijo:

—Todos los perros ladran, pero no todos saben cazar.

Como tenía cinco o seis años no se me ocurrió replica alguna y siguió:

—Lo importante es que cacen y eso nunca se sabe por el ladrido.

Mira tú, cuando era un necio creía que mi abuelo soltaba refranes solo para ocupar los silencios, pero resulta que decía cosas útiles, incluso para estos asuntos del copywriting.

¿Qué tienen que ver los ladridos con todo esto?

Bueno, que un copywriter en lugar de decir:

  • Voy a enamorarte
  • Voy a conquistarte
  • Voy a hacerte alucinar en colores

Debería ponerse a la labor o directamente dejar de ser tan cursi y mentiroso.

Porque esas amenazas no son nada románticas, lo digo todo el tiempo a los suscriptores de mi boletín diario de copywriting sin rodeos:

Si quieres suscribirte es por aquí:

Al suscribirte muestras tu conformidad con las políticas de privacidad y con la idea de que te envíe un email cada día. Tus datos se guardan en Mailchimp cumpliendo con todas las leyes, reglamentos, RGPD y demás. Puedes consultar la sección legal del sitio y darte de baja cuando gustes y todo en orden.

El amor sin venir a cuento es más chantaje que otra cosa.

Lo que me recuerda un punto vital.

Un copywriter además de saber hacer, debe saber:

Defender lo que hace

Esto es algo que poco cuentan, pero en el copywriting el cliente no siempre tiene la razón.

La razón la deben tener los clientes de los clientes y a esos no se les va a pedir opiniones de copywriting, se les va a vender.

Por eso un copywriter debe saber defender su trabajo.

Hombre, tampoco estoy diciendo que un copy para que sea bueno deba ser un divo prepotente con el que es imposible tratar.

Pero suele pasar que hay mucho copywriter con un montón de… cosas curiosas en sus webs… y en la gran mayoría de los casos no saben porque las pusieron allí.

Casi siempre es un:

“Así es como se ha venido haciendo”

“Eso fue lo que me enseñaron”

“Es la fórmula”

Cuidado, que tampoco se vale que diga que va a escribir así:

“Bnvdo a ntra WEB COPYWRITING”

Porque una vez alguien le dijo que después de ponerle electrodos en el cráneo a doce conejillos de indias descubrieron que en la web la gente lee poco.

Vale, que no solo se trata de exigencias para el copywriter.

Como contratante también hay cosas que debo hacer si quiero conseguir un buen vendedor que escribe.

Lo primero sería:

Dejar las prisas

Por encima de todas las cosas.

Yo sé que en la web se repite a cada rato que con lo que realmente se vacila es con la velocidad y las cosas automáticas y que si no vas como un misil no estás en nada, pero te recuerdo que:

Por mucha tecnología que exista de por medio, la venta sigue siendo una cuestión humana.

Y encontrar a un humano que borde un buen discurso de ventas no pasa por apretar botones ni frotar módems.

También pasa que queremos que alguien se encargue de ese aspecto del negocio.

Venga, outsourcing, playa, Bali, pasivos y esos asuntos míticos.  

Y la búsqueda se siente como un trabajo.

Pero… si como contratante te da pereza leer entonces estás comprándote todas las papeletas para contratar cualquier cosa.

Y. E-so. No. Es. Bu-e-no.  

Eso, que si vas a contratar a alguien que escribe tienes que leer, y eso no se puede delegar.

Claro, también es cierto además de leer:

Miraría unas cosas… otras las pasaría por alto

Escucha, que en cualquier “guía definitiva para contratar un copywriter que te enamore” te van a mandar a revisar la web, el LinkedIn y las otras redes sociales de los prospectos.

Te digo algo que no leerás en otro blog:

Hay copywriters muy buenos, auténticas bestias pardas que:

  1. No tiene web
  2. Si las tienen parecen hechas en 1995 (por que las hicieron en 1995)

¿Qué te digo de Instagram y de tiki-toka?

No caerá esa breva, Charlie.

Esto, como todo, es una creencia mía.  

No tiene por qué ser así:

Pero un copywriter mientras en menos lugares esté… mejor copywriter es.

Entonces lo que te decía, que como voy buscando un copy, miraría bien:

  • Sus textos
  • Sus textos
  • Sus textos

Que no son necesariamente un portafolio…

¿Qué cosas no miraría? Bueno, son varias, una de ellas es el asunto de:

Los testimonios

Por estos lados a los testimonios se les ponen muchas flores (para recomendarlos y hacerlos).

Y por eso son como el desfile de las rosas.

Otra creencia mía:

Los testimonios son tan objetivos y parciales como los comentarios que hacen los padres alcahuetes sobre sus hijos.

O, si quieres un ejemplo menos familiar:

Como los cromos del fútbol que se intercambian en el recreo.

Bueno, pero además de los testimonios, también pasaría de otras cosas.

¿Qué otras cosas no miraría?

  • Diseño
  • Redes sociales (ya te lo había dicho)
  • Amistades / contactos

En lugar de mirar minucias podría:

Ver cómo lleva el negocio…

Mira, si por ejemplo quiero que alguien se encargue de mi lista de emails, debe ser alguien que también tenga una lista y mande emails.

Es un asunto lógico.

He visto casos de gente que se mueve en este sector soltar cosas en plan:

“Bueno, jojojo, es que se me da mal enviar emails a mi lista jijiji, pero enviado emails a las listas de mis clientes soy una estrella jejeje”.

Alarma. Cuidado. Peligro.  

En este negocio solo debe aplicar el dicho ese de:

En casa de herrero cuchillo de acero.

No hay de otra.

Para terminar:

Esto antes de que se me olvide:

Se habla mucho del tema del estilo y de la personalidad, es importante sí.

Y cada copywriter tiene un estilo y una personalidad (a menos que sean androides, y suele pasar, mucho).

Lo que nunca se dice es que un copywriter curtido escribe teniendo en cuenta el mercado, con el estilo que encaje con el ángulo de posicionamiento que…

Bueno, que me lío.

Pero por eso, y por otras cosas, eso del estilo es en parte una mentira.

Entonces en lugar de fijarme en estilo más bien me fijaría en la filosofía y en la técnica, pero eso vale para otro post.

Con todo lo que has visto hasta aquí ya tienes unas cuantas pistas que te ayudarán a encontrar un buen copywriter.

Y si quieres seguir viendo más cosas del copywriting:

Todos los días envío un email breve donde se aprende y se vacila a partes iguales.

Bueno eso es lo que dice la gente que los recibe. Tampoco tienes que creerles.

Es cuestión que pruebes. Por aquí:

Al suscribirte muestras tu conformidad con las políticas de privacidad y con la idea de que te envíe un email cada día. Tus datos se guardan en Mailchimp cumpliendo con todas las leyes, reglamentos, RGPD y demás. Puedes consultar la sección legal del sitio y darte de baja cuando gustes y todo en orden.