César Escalona

César Escalona - Copywriter y Storyteller

Y pensar que te dijeron que lo de tener un blog era coser y cantar

Por eso cuando decides dar el salto y ofrecer tus productos o servicios en la web, crees que será un asunto sencillo:

Millones de visitas y miles de clientes comprando lo que ofreces.

Todo mientras tú disfrutas de una piña colada frente al mar.

piña colada frente a la playa

La verdad del caso es que tus sueños de ser una superestrella, gracias a internet, se desvanecen cuando te das cuenta de que no es tan fácil.

Porque claro, tienes una página hermosa.

La gente de la agencia de diseño te acaba de entregar tu nueva y flamante web:

Y apenas te enteras de que viene sin contenido.

Porque no, el lorem ipsum que tapiza cada una de sus secciones no cuenta como contenido.

Hola, ¿crees en el destino?

Aquí es cuando nuestras historias se cruzan.

Si te sientes un poco extraviado, te pongo en situación:

Tú eres el héroe.

O la heroína.

(La capa, el traje ajustado y la ropa interior por fuera son opcionales).

Y estás a punto de salvar al universo.

Pero…

Sí, en esta historia hay un: pero.

Porque, aunque tienes unos superpoderes increíbles y, eres capaz de hacerle frente a (casi) cualquier situación, también tienes unos cuantos archienemigos que dan pelea.

La falta de contenido, por ejemplo, que justo ahora es tu kryptonita (o talón de Aquiles si te van más los clásicos).

¿Y quién soy yo?

Digámoslo así:

Sherlock tiene a Watson.

Neo y los rebeldes de la Matrix tienen a Tank y a Link (los tíos rudos que tecleaban a toda velocidad y hacían que todo fluyera).

Seguro ya entiendes el concepto.

Yo seré tu escritor en las sombras.

Todo lo que tienes que hacer es ponerte en contacto conmigo.

Me haré cargo de tus páginas en blanco, del thin content y cuanto villano esté relacionado con la escritura.

Tú podrás encargarte de las otras cuestiones importantes.

Ya sabes, asuntos de héroes.

Soy Escalona, César Escalona, copywriter y storyteller

Sí, suena con encanto, sofisticación y peligrosidad.

Es que así es el copywriting.

Todos los copywriters somos así: encantadores, sofisticados e intrépidos…

Bueno, que hay de todo.

Lo que nunca cambia es que somos unos tipos que escribimos, y mucho.

Si anticipas las nauseas del momento: autobiográfico hiper edulcorado puedes estar tranquilo. 

Y aunque sí te diré que empecé a escribir en las paredes con crayones: no voy a soltarte mi vida completa. 

Ni hacerte creer que soy un jodido genio prematuro de las letras.  

Entonces, para tu tranquilidad y la mía, le damos al botón de las dos flechitas a la derecha (el fast fortward que ponen los reproductores japoneses) y nos vamos a la escena que te interesa.  

… Cuando comencé a escribir en internet me di cuenta de algo:

En la web la lucha por la atención del lector es salvaje, despiadada.  

Así fue como encontré el mundo de la escritura persuasiva, que es como el judo de las palabras.

Ahora me dedico a escribir textos con personalidad y pegada para bloggers, webmasters, especialistas en SEO y marcas.

Si me cuentas qué lío tienes con las palabras, y si nos llevamos bien, será un placer escribir para ti.

Además de copy también…

Aquí puede que:

Uno, seas de los que gusta conectar con sus partners, ver si hay feeling y se comparten valores, que es una forma muy bonita de decir que eres un cotilla, lo cual está muy bien.

Dos, buscas asegurarte de que la persona que está del otro lado del teclado sea un vecino de bien de probada moralidad y decencia.  

Tres, quieras conocerme porque sí.

Cuatro, todas las anteriores.

De acuerdo, empiezo yo:

  • Me licencié en la enseñanza de la geografía e historia (suena hot for teacher de Van Halen en el fondo).
  • Trabajé cuatro años en el departamento de gestión académica de una universidad (un día los dioses se volvieron locos y me propusieron de jefe) y hasta el empleado del año fui una vez.
  • Dejé mi trabajo y una maestría por la mitad para, como dirían mis viejos: “hacer esas cosas de las webs”.
  • Creo que la guitarra es uno de los inventos más hermosos que se han creado y por ello procuro tener siempre alguna cerca.
  • La novela negra es mi género literario favorito y Dashiell Hammett y Raymond Chandler son sus mejores exponentes.
  • Escribo siempre con música de fondo: justo ahora suena Oasis, pero a veces también suenan Jimi Hendrix, Mozart o los Foo Fighters.

Ahora es tu turno.

Cuéntame quién eres y cómo puedo ayudarte.