O porque los textos SEO que se venden por kilos no son buenos para tu negocio (si vas en serio con los negocios)

cesar escalona copywriter storyteller un tipo que escribe en la web

Hola.

Soy César Escalona y soy un tipo que escribe en la web, y si te dedicas a los negocios online en serio y quieres hacer marketing de contenidos (de verdad) entonces lo que voy a contarte a continuación podría interesarte.

A veces me preguntan que si además de copywriter soy redactor.

Fíjate, la pregunta es más complicada de lo que parece, por eso siempre respondo que depende.

Soy redactor dependiendo de…

De lo que entiendas por redactor, porque los hay de todo tipo. No, no voy a describir a todos los especímenes de redactores que existen.

Seguro conoces a algunos.

Pero si buscas a alguien que rellene de entradas o post tu blog de nichos o de afiliación para rascarle algunas monedas a Google o a Amazon, entonces puedes dejar de leer y regresar por donde llegaste.

Nada personal

Los blogs de nicho son una forma interesante de monetización pero: no es la clase de monetización que a ti y a mí nos interesa

Ahora, dicho eso volvamos a donde estábamos.

Fíjate que dije: entradas, post.

No he dicho artículos.

Fíjate que dije blog.

No dije web.

Porque, vamos, todos los que saben distinguir los matices, por sutiles que sean, entienden la diferencia.

¿Entradas o Artículos? la gran diferencia

Me da igual que algunos crean que entradas y artículos son sinónimos.

Me la suda olímpicamente si la RAE dice que ambos términos tienen la misma acepción, el mismo significado.

Es en la práctica donde puede apreciarse el contraste.

Y, como eres de los que sabe distinguir la calidad, estarás de acuerdo conmigo cuando digo que el contraste que existe entre una entrada y un artículo es enorme.

Es que la vemos a cada rato.

Entrada: remedo de Wikipedia sin sustancia y sin personalidad,

Artículo: texto elaborado con personalidad, gancho y pegada.

Sí, también es cierto.

Es las SERPS abunda lo primero y escasea lo segundo, porque se sabe:  

Los blogs de nichos son como los bichos

Cuando alguien elije la vía de monetización de los nichos todo lo que quiere es visitas que se traduzcan en clics. Fin.

El punto es que quienes se mueven con ese modelo de monetización necesitan visitas por toneladas y por eso compran textos por toneladas.

Es decir, apuestan por una versión fast food de los textos.

Comida “aceptable” si buscas saciar a una multitud frenética. Nada recomendable si lo que quieres es satisfacer delicados paladares.

En cambio si no vas a monetizar con eso de los nichos y si lo que buscas para tu web es otro tipo de material mejor elaborado es porque…

Tú quieres un negocio online, no un j*dido blog

¿Quién cuernos se despierta una mañana y decide que su sueño más salvaje en la vida es tener un blog?

Claro que, personas así, como decía la abuela: haberlas, haylas.

Puede que no seas de esos.

Puede que quieras un espacio online para demostrar lo que haces, lo que puedes hacer y lo que harás como profesional, con tu marca o tu empresa.

Allá afuera hay montones de profesionales y marcas que se apuntaron al carro del blog.

Vamos.

Que les dijeron que era un must.

Un requisito indispensable.

Entonces a la hora de buscar el contenido fueron al fast food de los textos y bueno… no te voy a contar el nivel de indigestión.

Porque encontraron textos que eventualmente ranquean pero que, a la hora de crear marca y otras cuestiones en su público, se quedaron cortos.

Lo bueno es que:

Hay vida más allá de los textos SEO

Fíjate, si esta carta fuera un texto SEO, en lugar abrir diciendo “hola, lector” tendría que haberte dicho algo como:

Textos SEO para blogs.

Así, en negrita, sin anestesia y sin ir a cuento.

Además, debería incluir lo que algunos expertos en posicionamiento llaman variaciones semánticas, de forma tal que el asunto quede rollo:

Textos SEO para blogs; textos optimizados para nichos.

No.

Y no es que descuidemos los factores que hacen que un contenido sea bueno de cara al SEO; lo que hacemos tú y yo es ir un paso más allá.

Ir a donde los textos producidos por kilos o generados por un robot no pueden llegar.

Entonces si le apuestas al contenido de calidad para tu web; que no tu blog, por aquí me contactas:

Con este enlace si quieres artículos bien bordados.

Vamos, tranquilo, que lo de tener una web con artículos no es para todo el mundo.

Es para gente que va a por todas, para gente que entiende la importancia de ser un:

Antiblogger

Fijate, con esto del antiblogger me estoy ganando unos cuantos enemigos y algún hater.

Y me parece bien.

No tengo tiempo para andar con niñerías.

Cada vez que alguien me pregunta de qué va eso del anti-blogger, le digo parafraseando al escritor Hernán Casciari, que:

Un blogger o bloggero es alguien con una web, pero sin nada para contar.

En cambio:

Aquellos profesionales, empresarios y artistas contando cosas a través del canal online, son personas que tienen cosas que decirle al mundo.

Pero no son bloggers, y si ese es tu caso puede que estés:

Tratando de contar lo que tienes

Porque claro, para generar contenido de calidad para una web con propósito tener cosas para contar no es suficiente.

También se requiere técnica, gracia y tiempo.

No voy a machacarte acá con que vivimos en el mundo de la velocidad y la mar en coche con que vamos tan a tope que necesitamos días con más horas.

Todo lo que voy a hacer es pasarte el enlace con el que me contactas, encargas artículos de primera y así te ahorras tiempo y demás:

Artículos para tu web sin perder tiempo.

Solo para gente que sabe de qué va todo.

Cerrar menú