Entonces la función del copy es… 

Fíjate, después de que el lector está enganchado al texto —porque de entrada el lector tiene que ser tomado por la corbata y sentir que no tiene escapatoria— el copywriter dispone.

Entonces, te van a decir que ahí, cuando el lector tiene los pies suspendidos dos palmos sobre el sueño, no porque levite sino porque está encantando y quiere saber de qué va eso tan bueno que le cuentas.

Ahí es cuando te dicen que tienes que crear confianza, como si fuera algo que está escrito en piedra en el tratado universal del arte de la persuasión.

Allá tú si vas a desaprovechar todo el potencial de tu titular y de tu punch line y vas a tomarte la molestia de sacar a alguien de su vida rutinaria solo para cantar la ronda.

No, la función del copy no es hacer amigos, la función del copywriting es vender.

¿Cómo funciona el copywriting digital?

El copywriting digital funciona como funcionaba el copywriting que practicaban los maestros de la publicidad y el marketing de respuesta directa por allá a inicios del siglo pasado.

Quien te diga lo contrario te está:

1.         Mintiendo.

2.         Colándotela.

3.         Vendiendo un refrito con nombre nuevo.

4.         Repitiendo lo que le dijeron.

5.         O no sabe.

6.         O todas las anteriores.

Porque el copywriting funciona no con sortilegios, sino cumpliendo con ciertos principios que tienen que ver con algo que cuento aquí:

Al suscribirte muestras tu conformidad con las políticas de privacidad y con la idea de que te envíe un email cada día.

Y que han funcionado desde el inicio de los tiempos y seguirán funcionando.

¿Por qué?

Porque somos humanos.

Y no hemos cambiado mucho desde que aparecimos sobre la faz de la tierra hace unos cuantos miles de años.

Quizá ahora seamos menos peludos, más postmodernos, más digitales, más otras cosas.

Pero seguimos siendo humanos.

Copywriting para humanos con pantallas o para pantallas con humanos

A todos nos han dicho cientos de veces que:

“El copywriting digital se diferencia del copywriting de vieja escuela o del marketing de respuesta directa porque ahora, en internet, ya no se lee igual y la mar en coche con los dispositivos móviles, y los táctiles y las pantallas 3D”.

Lo que pasa es que se ha impuesto la idea de que lo que importa es el formato, el canal, el medio.

Ojo, que claro, que es un asunto al que hay que prestarle atención.

Lo que ocurre es que cuando se piensa solo en el canal y no en el receptor estamos jodidos.

Eso explica porque los textos de la mayorías de las webs son iguales. Porque quienes los escriben piensan en pantallas y no en humanos…

Pero detrás de ese ejército de webs con textos zombis hay otras razones y explicaciones:

Por ejemplo, una explicación muy potente sobre el fenómeno del ataque de los textos clones es la que dio Georg Simmel.

Sobre esa explicación te hablo a continuación:

Cerrar menú